Comunicados

Ni temerario ni letal. Sencillamente la solución más Justa y Democrática.

Estos últimos días hemos podido observar cómo diferentes medios de comunicación recogían los argumentos del FROB y la fiscalía anticorrupción contrarios a la intervención judicial de Bankia.

Una vez más, el discurso del miedo es utilizado para atenazar a la población y tratar de paralizar por cualquier medio aquellas decisiones que son contrarias a sus intereses.

Ni infundada, ni irresponsable, ni temeraria, ni letal. En nuestra opinión, es simple y llanamente la solución más Justa y Democrática.
La intervención judicial de Bankia no es otra cosa que poner la gestión de la entidad en manos de un consejo judicial.

Se trata de garantizar los derechos de todas las partes implicadas, de dejar en manos de la justicia aquello que hasta ahora ha estado en manos de banqueros y políticos. Se trata de garantizar los derechos de ahorradores y pequeños accionistas. Y se trata sobre todo en este momento de evitar la destrucción de pruebas por parte de los actuales gestores de la entidad, herederos del consejo de administración que hoy está sentado en el banquillo de los acusados. Se trata en definitiva de hacer bien, con luz y taquígrafo, aquello que una vez más quieren aprobar de espaldas a la ciudadanía.

La disolución de bancos inviables como Bankia ya está prevista en el Memorándum de Entendimeinto (MoU). Y según el juez, Bankia ya ha incurrido en causa legal de disolución a tenor de las Auditorías privadas realizadas a la entidad en los últimos meses, cuyos resultados por otra parte aún no se han publicado a pesar de haber sido costeadas con dinero público.

La tutela judicial de la entidad supone la máxima garantía de que lo que se haga con ella sea lo más justo para el conjunto de la sociedad. La única diferencia es que la intervención judicial garantiza que, de haber disolución, ésta se lleve a cabo de manera ordenada, protegiendo a ahorradores, estafados por preferentes y pequeños accionistas, frente al discurso del Gobierno que, a través del MoU, se convierte en cómplice de su desprotección.

Evitaría la destrucción de pruebas de gran relevancia para el desarrollo del proceso judicial. Priorizaría el pago de la deuda a través de los activos de la propia entidad en vez de cargar el peso del pago sobre el erario público. Garantizaría los derechos de la ciudadanía frente a la protección de los intereses de acreedores y grandes accionistas que promueve el MoU.

La intervención judicial representa, por encima de todo, un anhelo de la ciudadanía, ávida de la actuación de la justicia contra quienes han puesto en peligro la estabilidad económica de todo el país para enriquecerse ilícitamente.

Si la argumentación del fiscal y del FROB es que Bankia ya está intervenida por el Gobierno a través de este último (el FROB es el único accionista de BFA, la matriz de Bankia), significa que la entidad sigue en manos de un consejo de administración politizado y continuista de aquél que hoy está bajo la estrecha mirada del poder judicial.

Por todo ello defendemos la intervención judicial de Bankia. Queremos que el proceso judicial sea lo más limpio posible. Queremos ver cómo la justicia actúa con total independencia.

No al discurso del miedo. Si a la información.
¡No debemos! ¡No pagamos!
Desde la Justicia. X la Democracia.

Comentarios

Los comentarios están cerrados.

 
Crowdfunding para producir la obra de teatro APORTAR

Twitter @15MpaRato

Contacto

15mparato [at] gmail [dot] com

Licencia

El contenido de esta web está publicado bajo licencia

excepto en aquellos casos en que se especifique otra licencia.
A %d blogueros les gusta esto: